Raíces funciona en un almacén de 1912, del barrio de Saavedra, puesto a nuevo, respetando su estructura edilicia. Desde allí, Fernanda Tabares, apela a la memoria emotiva de esos platos generosos de la abuela, con sus inigualables aromas, para crear una carta de comida casera, basada en las recetas de hace años, pero con ingredientes y sabores actualizados, bajo el concepto de cocina con historias. De su menú se destacan las pastas, carnes grilladas, pescados, ensaladas y pizzas, pilares de la cocina porteña, en un ambiente de almacén-comedor acogedor, perfecto para degustarlos. Cuenta con un sector de mesas sobre la vereda, para comer al aire libre bajo los árboles del barrio, en familia o con amigos. Y aunque es inevitable advertir la sofisticación técnica de sus platos caseros, “volver a lo que nos gusta” es la principal propuesta del restaurante.